Angelelli caminando

Del 1 al 12 de agosto estará en Bahía Blanca la muestra del Centro Nueva Tierra «Angelelli (en tiempo) presente», en el marco del 41º aniversario del martirio del obispo de La Rioja. Será por iniciativa de agrupaciones cristianas -católicas y metodistas- e incluirá visitas a colegios, feria, charlas y celebraciones ecuménicas. El viernes 4 a las 19 se realizará la misa inaugural en la Catedral.

«Angelelli profeta, pastor y poeta son tres dimensiones que quisimos sintetizar en la pequeña muestra», adelantó Nestor Borri de Nueva Tierra. Las imágenes y los textos seleccionados pretenden «poner en escena de manera sintética y accesible» la figura del obispo y evitar su «mistificación y folclorización». «Esperamos que sirva para interiorizarse más de quién fue pero sobre todo de qué significa hoy seguir sus pasos».

Monseñor Enrique Angelelli, referente de los sectores de la iglesia comprometidos con la opción por los pobres, fue asesinado el 4 de agosto de 1976 cuando viajaba desde Chamical a la capital riojana a entregar documentación al Obispado sobre los homicidios de dos curas de su diócesis.

2510

A pesar de las inmediatas y persistentes denuncias de sus fieles, el atentado fue encubierto por la dictadura cívico militar y la jerarquía católica como un «accidente». En 2014 los genocidas Luciano Benjamín Menéndez y Luis Estrella fueron condenados a prisión perpetua por el Tribunal Oral Federal de La Rioja por ser autores mediatos del homicidio de Angelelli y la tentativa de homicidio de su colaborador Arturo Pinto.

Con la recuperación de la democracia sectores cristianos comprometidos en la opción por los pobres se reencontraron en la reivindicación como mártires de aquellos y aquellas integrantes de comunidades de la Iglesia Católica y de otras iglesias que fueron víctimas del genocidio.

«El caso de Angelelli en ese sentido fue paradigmático y sirvió como referencia -aseguró Borri-. Tanto como una identidad interna en los espacios eclesiales como un emblema, un signo, una señal, hacia el conjunto de la sociedad sobre la doble cuestión: el rol de la jerarquía eclesiástica en la legitimación de la dictadura pero también la división interna, la herida al interior de la institución eclesial respecto a muchos hombres y mujeres identificados con el evangelio que por su compromiso por los pobres fueron víctimas del terrorismo de Estado».

Entero-1080x675

Subrayó además que se trató de un obispo, que las comunidades riojanas y de muchos lugares del país «siempre recordaron no solo su muerte cruenta, que muchas veces quiso ser disimulada como si fuera un accidente» y también «los motivos por los cuales fue asesinado o considerado peligroso por la dictadura militar y por los grupos dominantes del país y de la provincia que es significativo en cuanto a la cultura política y la historia posterior».

«La muestra quiere reflejar eso, qué hizo Angelelli. Que al mismo tiempo que era un hombre de fe, un gran y un modelo de pastor, era un hombre de una profunda espiritualidad que se expresaba entre otras cosas en su escritura -en sus poemas que son bastante conocidos y que están parcialmente reflejados- y como contrapartida necesaria y totalmente coherente con eso, con las acciones concretas de organización que hizo, de acompañamiento a los sectores populares en La Rioja».

«Todas ellas tienen mucha actualidad y nuevamente son amenazadas: acompañar a los trabajadores, a los militantes sociales y políticos, a las empleadas domésticas, a los trabajadores del campo y a los campesinos. Si uno revisa todas esas líneas -señaló Borri- son todas propuestas en las cuales por distintos caminos -y sobre todo por la persistencia y la lucha de los representantes de esos sectores, su capacidad de movilización social, de resistencia, de memoria y de articulación política-, en los últimos años se había podido avanzar. No es casual que hoy sean también los actores más agredidos y aquellos sobre los cuáles más ferozmente se presentan tanto el empeoramiento de la situación social como los retrocesos de las políticas públicas».

267

El Centro Nueva Tierra es un espacio comprometido con la opción por los pobres y apuesta por la democracia y la justicia social. Trabaja en todo el país con perspectiva de educación popular, construcción colectiva e integración latinoamericana al servicio de grupos y organizaciones sociales.

Tanto «Angelelli (en tiempo) presente» como otra muestra centrada en Carlos Mujica ya visitaron ciudades de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Jujuy, Santiago del Estero y Entre Ríos. «Son una manera de poder mostrar y recrear las imágenes y compartir las palabras referidas a estas personas, que son conocidas en general por su nombre y como símbolo pero que muchas veces se cuenta con poca información sobre qué hicieron, cómo fueron», afirmó Borri.

Las agrupaciones locales anfitrionas de la muestra -que en los próximos días detallarán el cronograma de actividades- traerán la memoria del testimonio de monseñor Angelelli y, desde su martirio, recordarán a los y las mártires bahienses y a los y las 30 mil detenid@s desaparecid@s.

Comentarios cerrados.