Conclusiones y propuestas de la Red Nacional de Economía Solidaria de Cáritas Argentina

En el trabajo libre, creativo, participativo y solidario el ser humano expresa y acredita la dignidad de su vida. (Francisco)

La Red Nacional de Economía Solidaria es el encuentro de áreas específicas denominadas EcoSol (Economía Solidaria). “

La Red Nacional de Economía Social de Cáritas es una estrategia de acción colectiva que facilita el encuentro entre emprendedores, voluntarios, técnicos y otros convencidos de la ESyS es una manera de vivir y construir comunidad. En el marco de la misma, se produce el encuentro de áreas específicas denominadas EcoSol (Economía Solidaria). La Red nos permite poner en marcha una fuerza de fe transformadora y fortalecernos, encontrarnos, capacitarnos, ser una voz crítica de la realidad que vivimos. Promueve el trabajo articulado con otras y otros, visibiliza experiencias, acerca posibilidades y busca acumular fuerza social para incidir en políticas públicas.”

Con motivo de nuestra última reunión de Evaluación anual 2019/Proyección 2020 nos encontramos en Quilmes, Provincia de Buenos -entre el 27 y el 29 de septiembre- representantes de 8 provincias y 14 diocesanas. En dicho marco, planteamos la necesidad de elaborar un diagnóstico de situación mediante la reflexión sobre las realidades de las distintas zonas de intervención -urbanas, periurbanas, monte, selva y estepa patagónica- en las cuales se desarrollan emprendimientos familiares y colectivos vinculados a la agricultura familiar; a trabajos en contextos de encierro; elaboraciones textiles, en madera, reciclados, de servicios, entre otros. Todo ello bajo principios de la soberanía alimentaria, la producción, la generación de puntos de comercialización como ferias, espacios culturales y locales de comercio justo, la capacitación en oficios y las finanzas solidarias.

Y confluimos, en una gran mayoría, en que nada de todo esto es ajeno al deterioro diario de la situación socioeconómica actual.

En este contexto, coincidimos en que tenemos mucho para ofrecer para la reconstrucción de la calidad de vida, especialmente de los sectores más vulnerables, a través de un modelo de desarrollo económico, cultural y comunicacional inclusivo, constituido desde el 2010 por la Red Nacional de Economía Social de Cáritas, en la cual compartimos y construimos visiones alternativas de la reproducción material de la vida que pueden tener anclajes en los Estados y generar inclusión social.

Queremos multiplicar el trabajo integral y seguir profundizando en el desarrollo y la planificación de los proyectos que acompañamos hace años, y potenciar aquellos que van naciendo.

Tenemos experiencia territorial en el asesoramiento de emprendimientos, en la toma de decisiones y en la creación de marcos legales que sustentan esta otra economía.

Esto se traduce en:

 Locales de comercio justo.

 Compras comunitarias de insumos para comedores/merenderos/espacios educativos formales e informales.

 Bancos de insumos destinados a diversos rubros para la producción.

 Cocinas comunitarias/salas de elaboración comunitarias con la producción de conservas y mermeladas.

 Registros de productos para su habilitación y comercialización en circuitos comerciales.

 Construcción de cisternas para lugares con falta de agua potable.

 Huertas familiares y comunitarias.

 Fortalecimiento de lugares de acopio y empaques.

 Fondos semillas para la producción, comercialización y desarrollo.

 Finanzas Solidarias a través de las diferentes herramientas: subsidio, micro-créditos y fondos rotatorios (para comercialización, mejoramiento habitacional, compras de insumos por rubros, entre otros). Todos posibilitan el acceso a un financiamiento que lejos está de la especulación y provoca formas de organización o ahorro. En algunos procesos la comunidad organizada define el destino de los mismos, en otros caso es una herramienta para el fortalecimiento exclusivo de emprendimientos productivos.

 Financiamiento para ocasiones especiales.

 Talleres de oficios para zonas rurales.

 Talleres de oficios en contextos de encierro.

 Talleres de oficios para población urbana.

 Redes locales de diferente índole y con diferentes fines que son las sostenedoras de vidas en cada lugar donde se desarrollan.

Asumimos el desafío de pensar enfoques diversos para establecer colectivamente nuevos paradigmas de intervención social en cada uno de nuestras áreas, con sus diferentes acciones territoriales desde una mirada creativa y creadora, que nos van enseñando las comunidades empobrecidas que acompañamos. Trabajamos en redes territoriales y siempre en articulación con otros, abriendo o sumándonos a procesos para aunar quehaceres y promover el desarrollo, en espacios ecuménicos o pastorales.


Fomentamos el trabajo en agricultura familiar porque la comercialización de alimentos frescos, producidos en pequeña escala y artesanalmente, que recorren distancias cortas desde el lugar de origen al de entrega, mantienen sus características nutricionales y permiten ofrecer un precio justo para quienes producen y para quienes consumen. De esta manera, trabajamos en
ventas de pequeño o mediano alcance y colaboramos en la logística para llevar estas producciones a las mesas de nuestros pueblos y ciudades.

Convocamos a consumir conscientemente y a reciclar envases y envoltorios para cuidar el ambiente. La naturaleza está en peligro en nuestras comunidades. Denunciamos la expulsión de campesinos de las tierras que producen, la construcción de represas, la minería a cielo abierto, las fumigaciones, entre otros padecimientos. Somos ayuda colectiva ante incendios, sequías, inundaciones y contaminación de lugares donde varias generaciones vivieron en equilibrio y armonía y hoy los negocios entraron sin piedad.

Desde nuestros pequeños proyectos, seguimos sosteniendo la vida e invitamos a comprar nuestras producciones que resisten con técnicas ancestrales, con cría de animales en estado libre, con elaboraciones sin conservantes, con yuyitos autóctonos para los tés que te acompañan en la rutina de vivir. Proponemos pensarnos desde el paradigma de la abundancia y de la redistribución como camino, porque en este tiempo de emergencia social seguimos construyendo alternativas asociativas y las ponemos a disposición de diversas comunidades. Desde la proyección 2020 y ante las prioridades informadas por Cáritas Nacional:

– Emergencia alimentaria

– Niñez, infancia y adolescencia

– Procesos de desarrollo socio comunitario.

Cómo red consideramos una serie de propuestas a las que invitamos a ser parte voluntariamente desde diferentes organizaciones o bien como diocesanas manifestando la adhesión al correo electrónico: ecosol@caritas.org.ar sumándose con acciones promovidas desde esta otra Economía Solidaria que hacemos real diariamente a lo largo y ancho del país. A través de esta acción, buscamos promover las diversas producciones de miles de trabajadores informales que han encontrado una alternativa real en esta economía que intentamos fortalecer.

ACCIONES DE INCIDENCIA:

Empezamos por casa: es una propuesta que promueve la compra de insumos/servicios dentro de nuestras iglesias particulares, por ejemplo: cuando se requiera la compra de comida para un encuentro/reunión de clero, catequesis, docentes de colegios confesionales, jornadas de vida cristina, cursillos, celebraciones de aniversarios de parroquias y movimientos entre otras, teniendo como primera opción los emprendimientos que las área de economía solidaria acompañen, o bien los vecinos y vecinas de las diferentes comunidades.

En tiempo naVIDAd, una nueva economía: Brindar a través de una pre-venta una bolsa con producciones de la agricultura familiar/economía solidaria, generando un ingreso económico destinado a las familias integrantes de los proyectos que acompañamos en territorio, o a integrantes de las comunidades a las que pertenecemos.

Reflexión en torno a la Economía de Francisco: Poder promover talleres de reflexionar en comunidades y sumando a la convocatoria de Francisco, hacer un pacto para cambiar la economía actual, camino que como Red de Cáritas venimos promoviendo desde el 2010. Tomar los subsidios (producciones de documento) que se circularán en el marco de Asís 2020, ser parte así del símbolo y mensaje de humanismo y fraternidad a la que nos invita Francisco.

Danos Dios Padre y Madre de la vida la gracia de sacarnos las sandalias porque esta tierra y sus pueblos, y todo lo que expresa vida y posibilidad de plenitud comunitaria en ella, es tierra sagrada donde Dios habita, y desde donde nos habla en el Espíritu Santo, que se hace viento dador de incesante vida para cada ser que la habita.

Comentarios cerrados.