En Tandil funciona la ventanilla única para emprendimientos

El coordinador de Microempresas del Municipio de Tandil, Martín Freiría, comentó en Bahía Blanca los alcances del Programa Promicro, que ofrece una serie de beneficios como la ventanilla única y la implementación de salas elaboradoras de alimentos. Fue en la 11ª edición de las Jornadas de Economía Solidaria organizada por el Corredor Productivo y Cultural.

«¿Qué es la ventanilla única? Un lugar donde cualquier persona que vaya a arrancar un emprendimiento pueda ir y ahí le informen de todo. Porque qué problema teníamos en Tandil, que no sé si pasa acá o no. Que vos querías arrancar algo y te decían sí pero tenés que ir a Obra Pública, después tenés que ir a Rentas, vas a ARBA, sacás algo en AFIP, pasas por Bromatología, vas a SENASA, pasas por el INTA y venís. La persona no volvía más y no hacía nada», explicó el funcionario.

IMG_8166

El programa tandilense asiste a casi 800 microempresas industriales, comerciales, de servicios y agropecuarias. Las primeras de ellas son mayoría y se subdividen en la producción de alimentos, textiles, metálicos, artesanías, carpintería, entre otros. El 55% de sus integrantes son mujeres.

Freiría detalló que su oficina ofrece un régimen específico de habilitaciones municipales, inscripciones en la Ley ALAS y en el monotributo social, asesoramiento en finanzas, capacitaciones, asistencias no reintegrables, compra de equipos u otros elementos por parte de la comuna y la ventanilla única para trámites.

IMG_8077

«Tiene que haber una ventanilla única donde vos puedas ir y decir quiero hacer una salsa de tomate y te digan todo. Te digan todos los pasos de cómo poder arrancar con eso a ponerlo en el mercado. Porque estamos hablando de un mercado competitivo, muchas veces cuando uno va a arrancar un emprendimiento compite contra gente que ya tiene rótulo, que tiene el número de establecimiento elaborador, número de inscripción de productos, un logo, una etiqueta, tenemos que tener herramientas para poder hacer valer nuestro trabajo», insistió.

En el caso de los alimentos un inconveniente reiterado era la imposibilidad de contar con un lugar habilitado para la producción, por ello, la Secretaría de Desarrollo Económico de Tandil abrió una sala de elaboración comunitaria. Además, asesora en la inscripción y brinda promociones en el pago de aranceles de análisis que puedan realizarse en su laboratorio bromatológico.

tandil

«Se puede elaborar un alimento, se puede vivir de lo que a uno le gusta. La idea es que todas las instituciones generemos políticas y esas políticas son generadas por la gente, por las organizaciones. A veces los que estamos atrás de un escritorio si no viene nadie a decirnos qué pasa que no puedo elaborar, que no puedo vender, no se nos cae una idea. Necesitamos que la gente misma nos genere la demanda», concluyó.

Comentarios cerrados.