FM De la Calle

Radio comunitaria fundada el 2 de agosto de 1989 por militantes sociales y políticos de izquierda, periodistas, trabajador@s de la cultura y radiodifusor@s sin lugar en los medios tradicionales de Bahía Blanca.

Administrada por la Cooperativa de Provisión de Servicios Culturales de Bahía Blanca Ltda., afiliada al Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos y a la Asociación Mundial de Radios Comunitarias. Desde abril de 2018 cuenta con licencia de ENACOM LRM920.

Concibe a la radiodifusión como un servicio a la comunidad y a la comunicación como un derecho humano, cuyo ejercicio debe ser pluralista y participativo, abierto a la necesidad de expresión de diversos sectores sociales y culturales, priorizando aquellos con menor posibilidad de acceso a los medios con fines exclusivamente comerciales.

Los ejes sobre los cuáles edifica su trabajo son la defensa de los derechos humanos, reivindicando la resistencia de pueblos originarios avasallados en su cultura y creencias por el modelo extractivo; la  promoción de la nutrida actividad musical y artística local y las temáticas socioambientales que nos atraviesan a diario, entendiendo que debemos respetar la ética de lo suficiente para el buen vivir. Sobre este último propósito contempla el valioso andar de la economía solidaria como fuente de trabajo digno y consumo responsable, producción y supervivencia, en comunidad con otrxs.

Rol de la radio en el proyecto

Porque toda práctica social tiene un aspecto comunicacional, aporta reflexión y herramientas para sintetizar y contar el proyecto a la diversa audiencia prosumidora. En las relaciones económicas, como en otras experiencias sociales, se desarrollan intercambios entre personas a través de los cuáles circula información, se crean espacios de debate, se toman decisiones y se utilizan medios de comunicación. Esa creación de sentidos e implicancias se relacionan directamente con intereses y necesidades de quienes intervienen en el proceso, con distintos grados de poder y autonomía. En esta instancia, la comunicación es vital en los conflictos sociales que derivan de las decisiones económicas, sociopolíticas y culturales.

Desde la comunicación popular ofrece recorrer colectivamente este camino para mejorar su sostenibilidad productiva y social, fortaleciendo relaciones de equidad más solidarias y menos mercantilizadas. Con aportes que van desde lo profesional, logístico y técnico/operativo hasta el compromiso de conocer, difundir, formarnos y transformar información, realidades y hábitos cotidianos como consumidoras y consumidores de una economía más humana, sana y justa.