II Jornada Mundial de los Pobres

Reflexiones de Cáritas Arquidiocesana con motivo del mensaje del Santo Padre Francisco sobre la II Jornada Mundial de los Pobres

Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario – 18 de noviembre de 2018

“Este pobre gritó y el Señor lo escuchó” (Sal 34,7)

 Los pobres necesitan de vos, personalmente.

La respuesta de Dios al pobre es siempre una intervención de salvación para curar las heridas del alma y del cuerpo, para restituir justicia y para ayudar a reemprender la vida con dignidad. La respuesta de Dios es también una invitación a que todo el que cree en él obre de la misma manera, dentro de los límites humanos”. Nº3

 Por eso en Cáritas pensamos que esta Jornada es una interpelación a cada creyente y a toda persona de buena voluntad.

Por eso el Papa nos dice:

 Lo que no necesitan los pobres es un acto de delegación…

“Lo que no necesitan los pobres es un acto de delegación, sino el compromiso personal de aquellos que escuchan su clamor. La solicitud de los creyentes no puede limitarse a una forma de asistencia —que es necesaria y providencial en un primer momento—, sino que exige esa «atención amante» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 199), que honra al otro como persona y busca su bien”. Nº3

 

Por eso en Cáritas pensamos que está bueno que colabores con Instituciones que ayudan y asisten, y te agradecemos la ayuda, pero la invitación del Papa en esta Jornada es: no limitarse a una forma de asistencia, que sería una delegación. Te invita a un contacto y atención personal aunque sea en un pequeño gesto amistoso, que como dice Francisco “honra al otro como persona y busca su bien”.

Ser un signo de cercanía…

“La Jornada Mundial de los Pobres pretende ser una pequeña respuesta que la Iglesia entera, extendida por el mundo, dirige a los pobres de todo tipo y de cualquier lugar para que no piensen que su grito se ha perdido en el vacío. Probablemente es como una gota de agua en el desierto de la pobreza y, sin embargo, puede ser un signo de cercanía para cuantos pasan necesidad, para que sientan la presencia activa de un hermano o una hermana.” Nº3

 Por eso en Cáritas pensamos que necesitamos despojarnos de experiencias negativas (prejuicios) y acercarnos con humildad reconociendo que el Espíritu suscita en nosotros gestos que son un signo de la respuesta y cercanía de Dios. Por eso Francisco nos dice: “quien se pone al servicio es instrumento en las manos de Dios para que se reconozca su presencia y salvación”. Nº7  

Finalmente, creemos que todas y todos somos necesarios personalmente, nadie puede quedar excluido, nadie es prescindible. Si cada creyente y persona de buena voluntad participa de esta Jornada podríamos hacer posible una comunidad más humana y fraterna. “Acortar la gran distancia que hay entre nuestro modo de vivir y el del mundo, el cual elogia, sigue e imita a quienes tienen poder y riqueza, mientras margina a los pobres, considerándolos un desecho y una vergüenza”. Nº8

Por todo lo anterior, te invitamos a que vivas esta Jornada siendo instrumento de cercanía y hermandad.

Comentarios cerrados.