Mensaje día del trabajador/a

Este 1º de Mayo, Día Internacional de las Trabajadoras y los Trabajadores, el pueblo muestra su dolor ante la permanente destrucción de empleos y la precarización de la vida.

Comprometámonos en el camino de los Mártires Riojanos -Enrique Angelelli, Carlos Murias,  Gabriel Longueville y Wenceslao Pedernera- beatificados días atrás por el Papa Francisco.

Tomemos sus testimonios y pongamos un oído en el pueblo y otro en el Evangelio.

Hoy, la pobreza crece e impacta con mayor crudeza entre nuestros niños y nuestras niñas, entre las y los jóvenes sin proyecto y entre las jubiladas y los jubilados que tras trabajar toda su vida ven que sus ingresos no alcanzan a cubrir sus mínimas necesidades para vivir dignamente sus últimos años.

La tierra está cada vez más lejos de quienes quieren trabajarla y el techo no llega a cubrir a quienes lo necesitan.

En nuestra arquidiócesis se torna habitual el cierre de comercios e industrias tradicionales, el aumento de la demanda del pedido de ayuda de sectores populares y de la clase media que no llegan a fin de mes.

No traerán alivio medidas electoralistas que acerquen al pueblo un «decoroso sustento» sino la garantía de «prosperidad sin exceptuar bien alguno».

«Esto implica», siguiendo a Francisco en La alegría del Evangelio, «educación, acceso al cuidado de la salud y especialmente trabajo, porque en el trabajo libre, creativo, participativo y solidario, el ser humano expresa y acrecienta la dignidad de su vida. El salario justo permite el acceso adecuado a los demás bienes que están destinados al uso común».

Aprovechamos para saludar a las comunidades de Algarrobo y Colonia segunda en el día de San José Obrero, y compartimos la invitación de Pastoral Social a la Misa por el Día del Trabajador que se realizará a las 19 en Garibaldi 560 (Parroquia San José). 

Comentarios cerrados.