Por los caminos de la Ley de Acceso Justo al Hábitat

El 1 de octubre se conmemora el Día Internacional del Hábitat y en ese marco, queremos destacar la Ley 14.449 de Acceso Justo al Hábitat, la cual brinda un tratamiento integral a los temas vinculados con la problemática de tierra y vivienda, incorporando principios rectores, directrices generales e instrumentos de actuación que permitan la intervención efectiva y eficiente por parte del Estado para resolver paulatina y progresivamente el déficit urbano habitacional de la provincia de Buenos Aires.

La LAJH establece que el derecho a un hábitat digno implica:

  1. Un lugar adecuado para vivir en condiciones que favorezcan la integración plena a la vida urbana;
  2. acceso a los equipamientos sociales, a las infraestructuras y a los servicios;
  3. la capacidad de desenvolver apropiadamente las actividades sociales y económicas;
  4. y de usufructuar un hábitat culturalmente rico y diversificado.

La ley reconoce al déficit habitacional como un problema multidimensional: no se trata solamente de que la cantidad de unidades de vivienda sea insuficiente para la población, sino de que existe un déficit urbano integral, que es un límite para el ejercicio de otros derechos humanos, como el acceso a la educación, a la salud y al trabajo, entre otros.

Como toda legislación, después de su promulgación y reglamentación, se inicia el proceso nada sencillo de ponerla en hechos y realidades concretas para el pueblo de la provincia y en particular de nuestra Arquidiócesis.

Desde Cáritas intentamos dar algunos pasos en alguno de los caminos que la Ley abre.

Junto a dos Parroquias, San Juan Bosco (La Piedad) y Nuestra Señora del Carmen de Bahía Blanca trabajamos en la concreción de uno de los Programas creados por la Ley en su Artículo N°37.

Se trata del PROGRAMA DE MICROCRÉDITOS PARA LA MEJORA DEL HÁBITAT que promueve el otorgamiento de recursos no reembolsables a Organizaciones de Microcrédito con destino a entrega de microcréditos para mejorar las condiciones de habitabilidad de la familia y la comunidad barrial.

Ya se encuentra aprobado el plan de trabajo, el Convenio a la firma y vamos avanzando en los aspectos administrativos para su implementación.

Esperamos que esto sea sólo el comienzo y que próximamente nuevas comunidades parroquiales de la Arquidiócesis puedan sumarse al trabajo por un Hábitat digno para tod@s.

Comentarios cerrados.