Productoras de huevos intercambiaron experiencias

Integrantes del grupo Runtu Thani (huevo sano/saludable, en lengua quechua) viajaron a la Patagonia para conocer proyectos que acompaña Cáritas Bariloche. Llegaron a Corralito, un paraje ubicado a 120km de la ciudad, donde se desarrolla el emprendimiento “Quimey Curram”.

La visita fue en el marco de la línea de Pasantías de la Red Nacional EcoSol de Cáritas Argentina.

“Quimey Curram” es parte de la Cooperativa Agrícola Ganadera Pichi Cullín Limitada, conformada por casi una quincena de familias de los parajes de Corralito, Panquehuao, Cerro Alto, Arroyo Blanco, Coquelén y Melico.

También participan personas vinculadas a los trabajos de la sala de empaque como el flete que transporta los huevos a Bariloche, el encargado de la producción del alimento balanceado, el encargado del silo, el técnico que asesora en cuanto a lo relacionado a la cría y la administración general, quienes constituyen el grupo motor en un paraje de la estepa patagónica que aún no cuenta con luz eléctrica, a pesar de su cercanía con la represa Alicurá.

Cáritas Bariloche, a través del área de Economía Social y Solidaria de Cáritas Nacional, acompaña desde el financiamiento mediante varios programas.

Inicialmente, el proyecto fue orientado solo al autoconsumo pero con el correr del tiempo, fue creciendo en escala y avanzó hacia la comercialización.

Durante el viaje, las integrantes de Runtu Thani recorrieron también la futura sala cocina comunitaria de Dina Huapi y contaron allí su propia experiencia en Bahía Blanca.

Finalmente, a través del INTA conocieron un espacio de salud donde se desarrollan experiencias de elaboraciones de botiquín herbario que se nutre de la riqueza de las plantas de la zona.

Comentarios cerrados.