Silvia Nicci y el resto de las integrantes de Moras Brix son emprendedoras de la Economía Solidaria

Silvia Nicci Ojeda es una de las «Moras Brix», el grupo de mujeres que desde hace años producen variadas mermeladas artesanales sin aditivos ni conservantes. Además, es una de las gestoras del local de comercio justo Reloj de Arena.
  -El oficio lo aprendí teniendo referentes desde la cuna. Mi abuela, mi mamá, las tías y todos los demás en mi familia haciendo conservas y mermeladas. De ahí vino todo.
Silvia comenzó como promotora barrial del programa Pro-Huerta del INTA. Con el correr de los años participó de muchas capacitaciones de cocina y elaboración. «Ahí nació un proyecto de alimentación y salud, aprendimos de todo, tanto en conservas, amasado, repostería, y fui haciendo todos los talleres que surgían y me fui inclinando hacía las mermeladas y conservas».

-Para mí ser emprendedora es saber un oficio, llevarlo a prueba y después comercializarlo para tener una entrada económica, para el bien de la familia y de mis clientes, por supuesto. Tiene que ser un producto bueno e inocuo.

Silvia produce dos veces por semana en la cocina comunitaria y considera que el proyecto colectivo le permite compartir, conocer más y darse la oportunidad de ofrecer y vender sus productos: «Mientras más somos más posibilidades tenemos para una mejor economía social».

Mientras seguimos cuidándonos en casa, visitá la página de Facebook de Moras Brix y disfrutá del trabajo de Silvia y sus compañeras.

Comentarios cerrados.