Voces del Encuentro Regional

En el marco del Encuentro Regional de Cáritas realizado días atrás en nuestra sede, desde Cáritas Arquidiócesis de Bahía Blanca consultamos por las principales problemáticas y el trabajo que realizan para afrontarlas tres de las y los referentes que nos visitaron.

«Estamos viendo que se desorganiza y se desarticula la contención social a partir de que las personas van quedándose sin elementos, sin herramientas, sin trabajo, lo cual les produce graves crisis familiares. Los jóvenes están sin posibilidades, sin sueños, es muy difícil trabajar con eso», dijo la directora de Cáritas Arquidiócesis de Mercedes-Luján, Patricia de Segura.

Comentó que para «atender la reconstrucción desde uno mismo» buscan «fortalecer el trabajo del voluntario» mediante la articulación con otras instituciones y con el Estado.

«De pronto el Estado empieza a desaparecer y se quedan sin posibilidad de dar una mano también. Se avanza y se retrocede muy rápido. Volvemos a la asistencia inmediata que no era nuestro horizonte. Nuestra preocupación es que las personas se revaloricen».

De Segura agregó que «las adicciones bañan el resto de la conflictividad, se suma a la falta de proyectos propios y genera ese ámbito lamentable que vemos en crecimiento que es el de la violencia. Vemos muy clara la imagen del Papa Francisco cuando dice que la iglesia es una tienda de campaña, recibimos y atendemos al que viene mal y después pensamos el otro acompañamiento».

Entre los proyectos que desarrollan en la diócesis destacó el camino que recorren con una comunidad de 20 familias bolivianas que llegaron al país «sin nada y empezaron una huerta: lograron certificación para ser proveedores del Municipio y becar a sus hijos para que accedan a otros oficios».

El director de Cáritas Diocesana de 9 de Julio y de la Cáritas Parroquial de Carlos Casares, Cristian García, comentó que la problemática principal de su zona es la falta de alimentos: «Los roperos están abriendo en marzo y nos encontramos con que la demanda ha crecido mucho en relación a años anteriores».

Destacó que en 9 de Julio trabajan en la contención de jóvenes con adicciones en el Hogar de Nazaret con la próxima apertura de otro espacio similar en General Villegas y acompañan a embarazadas en estado de vulnerabilidad desde el Abrazo Materno en Carlos Casares.

Desde el área de Animación de Cáritas La Plata, Camila Fraser enumeró algunos de los proyectos que trabajan en la diócesis: «Tenemos el área de EcoSol EMAUS, abrimos un nuevo frente de Voluntariado Joven, Ciudadanía, talleres de tejido, y el área de Maternidad que desde una parroquia acompañan a las mamás al Hospital en San Martín».

Fraser subrayó la iniciativa del voluntariado porque «necesitamos una cara joven, en La Plata hay como una especie de cerrazón a la práctica concreta. Está lo litúrgico, lo doctrinal pero en muchas comunidades, en sacerdotes y en el seminario falta la salida, la misión».

Comentó que «con el programa Cinco Panes ya estuvimos en casi todas las parroquias. (…) El objetivo es transmitir que no se trata solo de ir a la parroquia a doblar la ropa sino armar actividades, ir al hospital, al apostolado, planificar con las Cáritas teniendo en cuenta las orientaciones de este año».

«En el tema alimentario el Estado viene de mal en peor porque nos ofrecen la posibilidad pero después cortan. En verano cortaron y había muy pocos productos, la gente se quejaba y la diocesana tiene que poner la cara».

Fraser agregó que «el desempleo también es terrible, tenemos la oficina de empleo pero siempre es la conexión del empleador con el empleado, si las referencias no son aptas no te van a aceptar. Tenemos que generar algo que llegue a esa gente».

Finalmente, consultada acerca del despido de integrantes de la Cáritas platense, comentó que «fue muy shockeante porque éramos siete y se fueron cuatro que eran un pilar de la región. Se siente la ausencia sobre todo para planificar y armar proyectos futuros, tenían otro panorama».

Comentarios cerrados.